La gran aventura LEGO 2

3.00

La secuela de la película animada de 2014 sigue siendo increíble, bueno, más o menos

por PETER TRAVERS | 07 Feb de 2019

Elizabeth Banks y Chris Pratt. Warner Bros.


¿Se acuerdan cuando La gran aventura LEGO salió en 2014 y todos pensamos que sería basura cinematográfica, pero terminamos muriéndonos de la risa? ¿Y recuerdan en 2017 cuando LEGO Batman: La Película acabó siendo casi tan buena? (Nos saltaremos LEGO Ninjago: La Película que fue demasiado repetitiva).

Entonces, ¿es La gran aventura LEGO 2 tan buena como esas dos primeras cintas? La respuesta es no: Las secuelas suelen perder brillo ante el concepto original. Pero LEGO 2 tiene la maña de bombardear al público con un montón de cosas al mismo tiempo, similar a lo que Chris Miller y Philip Lord hicieron hace cinco años. Y hay referencias muy chistosas a Matrix y 2001: Odisea en el espacio. Así debería ser. Ellos escribieron el guion y Mike Mitchel (Trolls) se dedicó a dirigir. Vale la pena recordar que Miller y Lord fueron despedidos de Solo y el mundo terminó viendo la historia más floja del universo de Star Wars.

Esto es lo que sucede: Desde que nos despedimos del constructor Emmet Brickowski (Chris Pratt) y las buenas personas de Brickburg, las cosas han dejado de ser increíbles. En el mundo real, Finn (Jaden Sand) y Bianca (Brooklyn Prince) juegan con Legos. Duplo, un personaje creado por Bianca, se convierte en un invasor espacial que transforma la ciudad en un apocalipsis, cuyos habitantes pareces salidos de Mad Max: Furia en el camino. En la pandilla están la Princesa Unikitty (Alison Brie), Benny (Charlie Day), MetalBeard (Nick Offerman) y Lucy (Elizabeth Banks), quien piensa que Emmet no es lo suficientemente valiente como para defenderse contra los atacantes de Systar.

Ese es el planeta liderado por Sweet Mayhem (Stephanie Beatriz) y gobernado por la reina Watevra (Tiffany Haddish), que secuestra a la pandilla para que asista a su matrimonio con Batman, quien está ahí en contra de su voluntad. Para salvar a Lucy aparece un personaje nuevo: Rex Dangervest. Es el estereotipo de macho, lo contrario a Emmet, y su voz también la hace Pratt, combinando a todos los héroes que ha interpretado, desde Jurassic Park hasta Guardianes de la galaxia. Es para morirse de la risa.

Lástima que la película sea aburrida cuando se detiene a entregar lecciones de moralidad sobre la necesidad de crecer y de lidiar con el mundo cuando deja de ser increíble. Por suerte, mientras avanza la cinta, las pausas disminuyen. Regresamos a lo bueno cuando este grupo de Legos sale de un desastre existencial. En realidad es solo una excusa para que los guionistas llenen la película de chistes y referencias, desde Superman y vampiros adolescentes, hasta Abraham Lincoln.

Incluso hay un nuevo tema titulado La canción pegajosa, que es imposible sacarse de la cabeza (y lo intentarás). Otro track es Super Cool, que suena durante los créditos simplemente para mostrar que son muy cool. LEGO 2 nunca se detiene, lo cual es parte del problema. ¿Lo bueno puede ser excesivo? [Pausa]. No.


Deja tu opinión sobre el artículo: