La maldición de la llorona

3.00

Luego del desastre de La monja, el universo sobrenatural conformado por James Wan vuelve a tomar su curso

por ANDRÉ DIDYME-DÔME | 12 Apr de 2019

Michael Chaves / Linda Cardellini, Raymond Cruz, Patricia Velásquez, Sean Patrick Thomas

La leyenda de La Llorona se recrea en los años setenta y el resultado es una cinta efectista pero aterradora. Cortesía Warner


En 2013, el director y productor James Wan aterró a los espectadores con El conjuro, una cinta sobre fantasmas basada en los casos de los esposos y parapsicólogos Lorraine y Ed Warren. La secuela no se hizo esperar, así como unos spin-offs inspirados en la muñeca poseída Annabelle y en La monja espectral aparecida en un convento de Rumania. Mientras que la segunda parte de El Conjuro resultó tan buena como la original, y las cintas de Annabelle, aunque de calidad inferior, fueron igualmente aterradoras, La monja terminó siendo toda una decepción que marcó un descenso en el universo sobrenatural confeccionado por Wan.

Sin embargo, la nueva adición a la franquicia, inspirada en la leyenda mexicana de La Llorona (el fantasma de una mujer que asesinó a sus hijos por despecho), marca un buen debut para el director Michael Chaves y vuelve a llevar a esta serie de películas por el camino correcto.

Ambientada en la ciudad de Los Ángeles de los años setenta, la película es protagonizada por Linda Cardellini (Green Book), quien interpreta a Anna, la viuda de un policía y madre de dos hijos pequeños que trabaja en el servicio social. Esta mujer acude al rescate de dos niños que han sido encerrados en la casa por su madre Patricia, una mujer mexicana que argumenta el encierro como un intento de proteger a sus hijos de La Llorona. Obviamente, nadie le cree y los hijos son liberados, con trágicas consecuencias. Es así que Patricia busca venganza invitando a La Llorona a que rapte y asesine a los hijos de Anna como retribución.

En reemplazo de los esposos Warren, encontramos aquí a Rafael Olvera (Raymond Cruz) un excéntrico exsacerdote convertido en curandero, que conoce las debilidades de la malvada mujer fantasmal. Lo que sigue es una serie de sustos efectistas, pero que logran hacen saltar de su silla al espectador, y a una madre dispuesta a todo para salvar a sus hijos de las garras de La Llorona.

Todas las películas del universo de El Conjuro poseen la misma estructura (familias acosadas por espectros sobrenaturales y misteriosas personas expertas en el tema, intentando ayudar a las víctimas). La maldición de La Llorona no es la excepción. Pero el logro de esta película está en su ejecución y no en el contenido. El objetivo era crear una cinta aterradora basada en una conocida leyenda y este se logra a cabalidad.


Deja tu opinión sobre el artículo: