Ma

3.50

Octavia Spencer protagoniza una perturbadora película de terror en la que un monstruo estimula y apoya las irresponsabilidades de los adolescentes

por ANDRÉ DIDYME-DÔME | 10 Jun de 2019

Tate Taylor / Octavia Spencer, Diana Silvers, Juliette Lewis, Luke Evans, Allison Janney

Una película de terror que deconstruye a los personajes que hicieron famosa a la actriz Octavia Spencer, para convertirla en Ma, una mujer seriamente perturbada. Cortesía UIP


Las películas conocidas como slashers, suelen mostrar a un grupo de adolescentes irresponsables, los cuales son castigados brutalmente por un monstruo o asesino en serie (llámese Jason, Freddy, Leatherface o Candyman) en una especie de lección moral escondida en una historia de terror.

Ahora, siguiendo el camino iniciado por Lupita Nyong’o en Us, Octavia Spencer busca acabar con su imagen de mujer noble y simpática, interpretando a una mujer afroamericana amenazante, protagonista de una película de terror cuyo título también está conformado por una sílaba: Ma.

La Ma encarnada por Spencer es una especie de Jigsaw (un psicópata que busca vengarse de quienes abusaron de él), pero con un giro muy particular. En vez de castigar a los adolescentes consumidores de alcohol y drogas que buscan un lugar para tener sexo irresponsable alejados de los adultos, Ma es una mujer adulta que consiente y estimula ese tipo de comportamiento en los jóvenes, lo cual hace de ella un personaje mucho más perturbador que sus colegas moralistas.

Ma es el apodo que los jóvenes le ponen a Sue Ann, la asistente de una veterinaria gruñona (Allison Janney), que se hace amiga de unos chicos que se le acercan para pedirle que les compre alcohol. Contra todo pronóstico, Sue les compra el alcohol a los chicos y los invita al sótano de su casa para que se diviertan allí. Ellos aceptan gustosos y su sótano se vuelve el lugar de encuentro para que los jóvenes se diviertan de manera irresponsable gracias al apoyo de un adulto.

Dentro del grupo de adolescentes se encuentra Maggie (Diana Silvers), una chica que acaba de llegar a Ohio, el lugar natal de su madre Erica (Juliette Lewis), y quien sospecha de la aparente bondad de Sue. Poco a poco, la amable y afectuosa Sue (con una actitud inicial muy similar a la de los personajes que interpretó en La forma del agua, La cabaña y Talentos ocultos) se irá convirtiendo en una mujer perturbada y con serios problemas emocionales, que busca ganarse el afecto de unos hijos de sus compañeros de secundaria, los cuales abusaron de ella años atrás.

Es una suerte que esta cinta esté dirigida por Tate Taylor, el talento detrás de las películas The Help (la cual le dio un Oscar a Spencer), Get On Up, el biopic de James Brown (que puso en la mira al actor Chadwick Boseman); y la muy buena adaptación de un libro mediocre llamado La chica del tren. Sin embargo, Ma, pese a una excelente actuación por parte de su protagonista, cae víctima de los lugares comunes de los slashers y no llega nunca a convertirse en la película de terror inteligente que prometía ser.


Deja tu opinión sobre el artículo: