Making Waves

3.50

Aquellos que deseen saber sobre el papel crucial del sonido en la experiencia cinematográfica, no se deben perder este estupendo documental

por ANDRÉ DIDYME-DÔME | 26 Jul de 2019

El diálogo, los efectos de sonido y la música en el cine son abordados de una manera informativa, didáctica y divertida en este documental que ningún amante del séptimo arte se debe perder. Cortesía IndieBo


En 1992, los directores Arnold Glassman, Todd McCarthy, Stuart Samuels nos presentaron el documental definitivo sobre la historia de la fotografía en el cine, llamado Visions of Light. En 2004, Wendy Apple dirigió The Cutting Edge, el documental definitivo sobre la historia de la edición cinematográfica. Ahora, Midge Costin nos entrega Making Waves, el documental definitivo sobre la historia del sonido en el cine.

El cine es un medio visual por excelencia. Se puede pensar en un cine sin sonido, pero es prácticamente imposible concebir un cine sin imágenes. Sin embargo, el sonido ha acompañado al cine desde sus inicios: Edison pensó en su kinetoscopio como un dispositivo que le permitiría a la gente ver algo mientras escuchaba la música de su fonógrafo. La música en vivo acompañó las primeras funciones del cinematógrafo de los hermanos Lumière. Algunos pioneros del cine experimentaron con ruidos y sonidos grabados o recreados en vivo, para amenizar las imágenes en movimiento. Inclusive los aplausos y gritos del público han sido una parte inherente y constante de la experiencia cinematográfica.

El matrimonio indisoluble entre la imagen en movimiento y el sonido, renovó sus votos de manera definitiva en 1927, cuando se estrenó The Jazz Singer, la primera película rodada con sonido y diálogos sincronizados con las imágenes (gracias al sistema Vitaphone de los estudios Warner). Desde ese momento el cine se considera como un medio audiovisual.

Midge Costin, ingeniera de sonido de películas como Days of Thunder, Crimson Tide, The Rock, Broken Arrow y Armageddon, aborda un tema muy familiar para ella. En Making Waves ella nos demuestra la gran importancia del sonido para el séptimo arte. Gracias a las múltiples evidencias presentadas y argumentadas por los expertos, nos queda claro cómo el sonido es indispensable para el efecto mágico que se produce en la sala de cine.

El documental se aproxima al sonido desde sus tres grandes líneas: el diálogo, los efectos de sonido y la música (Score, el documental del 2016 dirigido por Matt Schrader, profundiza en esta última). Desde estas categorías nos cuentan cómo Orson Welles, utilizando sus experiencias obtenidas de la radio, le prestó una gran atención al sonido en su obra maestra Citizen Kane. Asimismo, Walter Murch, uno de los más grandes diseñadores de sonido de todos los tiempos (su libro In The Blink Of An Eye es un texto obligatorio para todo cinéfilo), nos habla de la fundación de la productora American Zoetrope junto a sus amigos George Lucas y Francis Ford Coppola, en un intento inicial por ampliar las fronteras del sonido en el cine a partir de la experimentación.

Making Waves aborda el trabajo de las leyendas Murray Spivack, quizás el primer diseñador de sonido en la historia del cine, quien obtuvo los gruñidos de King Kong a partir de grabaciones reverberadas e invertidas de rugidos de leones y tigres; Ben Burtt, quien creó la mayoría de los inolvidables sonidos para Star Wars haciendo uso de recursos analógicos; Jack Foley, cuyo apellido se convirtió en sinónimo de los efectos sonoros para el cine; Barbra Streisand, la cantante, actriz y directora que invirtió más de un millón de dólares para que la película A Star is Born, protagonizada por ella, pasara de un sonido monofónico a uno envolvente y electrizante sonido estereofónico; y Gary Rydstrom, parte esencial de la magia de las películas animadas de Pixar.

Películas como Apocalypse Now (en la que Walter Murch utilizó unos mapas de sonido similares a un storyboard para darle estructura a todo un universo sonoro); Eraserhead (en donde Pat Jackson y David Lynch demostraron que las películas deben prestarle una especial atención a lo que se escucha), son algunos de los ejemplos utilizados por Costin que demuestran, sin lugar a dudas, el inmenso valor del sonido en el cine.

En últimas, Making Waves es un documental informativo, didáctico, emocionante y entretenido, que ningún amante del cine debería pasar por alto.


Deja tu opinión sobre el artículo: