Mi amigo Enzo

3.00

Una nueva película contada desde el punto de vista de un perro que, pese a su sobrecarga melodramática, logra despegar gracias al esfuerzo de sus actores (incluido el perro) y a lo bonito de sus mensajes

por ANDRÉ DIDYME-DÔME | 23 Aug de 2019

Simon Curtis / Milo Ventimiglia, Amanda Seyfried, Kathy Baker, Martin Donovan

Prepárese para llorar con la historia de un Golden Retreiver que, en su lecho de muerte, nos cuenta cómo fue adoptado por un corredor de carreras y cómo, gracias a él, aprendió unas valiosas lecciones de vida


El arte de correr en la lluvia, el millonario bestseller escrito por Garth Stein en el 2008, y que cuenta la historia de una familia a través del punto de vista de un perro llamado Enzo, ahora tiene su propia adaptación cinematográfica. La tradición de películas sobre nobles perritos se inició con la película silente británica Rescued By Rover de 1905 y se perpetuó con nombres como Rin-Tin-Tin, Lassie, Benji, Old Yeller, Beethoven y, más recientemente, con las adaptaciones de La razón de estar contigo, los exitosos libros de W. Bruce Cameron que utilizan el mismo recurso literario de Stein.

Los amantes de los perros no se podrán resistir a esta edulcorada cinta en la que Enzo (el Golden Retriever con la voz de Kevin Costner), al borde de la muerte, nos cuenta cómo fue adoptado de cachorro por un corredor de autos llamado Denny Swift (Milo Ventimiglia), compartiendo con este su gusto por las carreras y acompañándolo tanto en sus triunfos como en sus tragedias.

Ventimiglia, el actor de las series de televisión Héroes y This Is Us, logra proyectar carisma y naturalidad en su papel de Denny, así como Amanda Seyfried va más allá del deber interpretando a Eve, la novia y luego esposa del corredor. El director Simon Curtis (Mi semana con Marilyn, Adiós Christopher Robin, La dama de oro), hace énfasis en el melodrama cuando nos enteramos de que Eve tiene cáncer y que los padres de ella (unos odiosos Martin Donovan y Kathy Baker) quieren obtener la custodia de su nieta Zoe (Ryan Kiera Armstrong), dejando al noble de Denny por fuera de la ecuación.

Es la voz de Costner y la belleza de Enzo (interpretado por dos perros) lo que salva a la película. Pero también hay que decir que inclusive los espectadores más cínicos se conmoverán con las lecciones de vida que el perrito obtiene de las carreras de autos y con su sueño de convertirse en humano, luego de ver un documental sobre los perros en Mongolia.


Deja tu opinión sobre el artículo: