Ready Player One

" />

Muse

2.00

El último álbum de la banda inglesa es una versión de rock progresivo de Ready Player One

por CHRISTOPHER R. WEINGARTEN | 14 Dec de 2018


El nuevo LP de Muse es un vistazo a los comienzos de los 80. La batería es cavernosa como una producción de Jan Hammer o Phil Collins para la banda sonora de Miami Vice. La narrativa de película de acción, distópica y tecnofóbica parece ir por la misma corriente de películas como Perseguido y Terminator. Muse mezcló el rock alternativo de Radiohead con las épicas canciones de Queen sobre física teórica, informática y filosofía ambiental.

No obstante, Muse es una banda de rock que se abre paso en una tendencia con siete años de retraso. Sus referentes “épicos ochenteros” son poco originales, es una versión de hard rock del territorio que bandas como Empire of the Sun y Phoenix han estado recorriendo por años.

La portada de Simulation Theory –similar a la de Ready Player One la diseñó Kyle Lambert, el artista de Stranger Things; y las vibraciones de sintetizador en Algorithm y The Void, parecen prestadas de la banda sonora de esa misma serie. Durante el álbum, Matt Bellamy canta como si estuviera atrapado en una película dominguera: “Break me out / Let me flee”, “Don’t push me / Let me get off the ground”, “Get up and fight”.

La mayor parte de Simulation Theory puede ser sobre nuestro estado de vigilancia y/o una relación. El desenfoque termina en una confusión: ¿se trata de un álbum sobre una relación en la que la metáfora es nuestro extraño Gobierno o un álbum sobre el Gobierno en el que la metáfora es una mujer problemática e irresistible? Break It to Me es una canción de metal funky que podría ser sobre amor, fake news o amor en la época de las fake news. Y la sentimental Something Human es un dueto con un vocoder androide que suena a una mezcla entre A Real Hero de College y Forever Young de Rod Stewart.

Hay algunos usos creativos para sus obsesiones electrónicas y eso se está volviendo lo más interesante de Muse. Dig Down tiene una vibra genial con notas de bajo de dubstep y una mezcla de pulso de poptronic y grandilocuencia teatral. Y a pesar de la letra ridícula y efectos vocales de rap, Propaganda es una excelente canción rara. Básicamente, cuando Muse –una de nuestras últimas bandas de rock más grandes– está en su mejor momento, no es una banda de rock en absoluto.


Deja tu opinión sobre el artículo: