Ni en tus sueños

3.50

Esta sátira política con una pareja dispareja es atrevida y romántica en los momentos indicados

por PETER TRAVERS | 14 Jun de 2019

Jonathan Levine / Charlize Theron, Seth Rogen, Lisa Kudrow, O’Shea Jackson Jr, Alexander Skarsgård

Solo pasa en las pelis, no te rías. Cortesía Philippe Bosse


¿En qué mundo Charlize Theron se acostaría con Seth Rogen? Ni en tus sueños está cargada de risas y ofrece una repuesta cómicamente ridícula y emotiva a una pregunta grosera. Theron interpreta a Charlotte Field, la secretaria de Estado que tiene el ojo en la Casa Blanca. Field necesita el respaldo del presidente de los EE. UU. (Bob Odenkirk), quien quiere cambiar su cargo por una carrera en el cine. Pero su asesora de imagen (Lisa Kudrow) piensa que la rubia no es lo suficientemente divertida para simpatizar con los votantes. Aquí entra Fred Flarsky (Rogen), un escritor de discursos con el don de gentes que Field necesita para mejorar sus discursos aburridos.

Con un guion de Dan Sterling y Liz Hannah, el director Jonathan Levine se esfuerza por hacer que esta extraña pareja no solo sea agradable sino inevitable. Todo el equipo de Field quiere deshacerse de Flarsky, pues lo ven como la pareja que destruirá las oportunidades que ella tiene de ser presidenta. Prefieren verla con alguien que esté a su altura, como el primer ministro de Canadá, James Stewart (Alexander Skarsgård).

La sátira política es entretenida pero decepcionantemente ineficaz. Flarsky trabaja para un periódico de izquierda en Brooklyn, y es feliz hasta que un tipo conservador, Parker Wembley (Andy Serkins), compra el periódico. Naturalmente, renuncia con el apoyo de Lance (O’Shea Jackson Jr.), quien piensa que la situación de su amigo es como si la princesa Diana saliera con Guy Fieri.

En una gira política mundial, los dos disfrutan de París y de una noche drogados que resulta en siete minutos en el paraíso para Flarsky y en un daño inmenso para la campaña de Field. ¿Realmente es tan malo? ¿Algo real puede florecer entre estos polos opuestos?

El resultado es un festín alegre y retro, que recorre un campo minado de trampas sexistas que no siempre se pueden esquivar. Sí, él ha interpretado esa clase de personajes antes, pero aquí lo hace a la perfección. Y la ganadora del Óscar, Theron, muestra su don para la comedia. Son una pareja muy enérgica que convierte una relación imposible en una propuesta ganadora.


Deja tu opinión sobre el artículo: