Nosotros

3.00

El director de ¡Húye! vuelve con una efectiva (pero confusa) cinta de terror que será difícil de olvidar

por ANDRÉ DIDYME-DÔME | 02 Apr de 2019

Jordan Peele / Lupita Nyong’o, Winston Duke, Shahadi Wright Joseph, Evan Alex, Elisabeth Moss, Tim Heidecker

Una familia se ve enfrentada a una extraña invasión en su hogar y tendrá que luchar para seguir con vida en el nuevo y demencial trabajo de Jordan Peele. Cortesía UIP


Jordan Peele, el humorista convertido en director de cintas de terror, nos presenta su segundo trabajo, luego de la aclamada ¡Húye!

Escrita, dirigida y producida por Peele, Nosotros es una cinta que logra asustar (y mucho), pero que no llega a la maestría de su predecesora. Sin revelar mucho sobre la trama, basta decir que cuenta la historia de los Wilson, una familia afroamericana de clase media, conformada por Adelaide (una madre con un trauma enclavado en su infancia, interpretada por Lupita Nyong’o), Gabe (un padre que es despreciado por su familia, encarnado por Winston Duke), Zora (la adolescente prototípica interpretada por Shahadi Wright Joseph); y Jason (el clásico niño autista encarnado por Evan Alex).

La familia Wilson decide pasar las vacaciones en una casa en la playa heredada por los abuelos y allí se encuentra con los Tyler, una familia de raza blanca y con un estrato social superior al de ellos (Elisabeth Moss y Tim Heidecker interpretan a los esposos y padres de dos gemelas adolescentes). Y luego de este primer acto que busca dar a conocer los personajes y arrojar algunos indicios, viene un aterrador segundo acto, que tiene que ver con una misteriosa familia que se para frente a la puerta de la casa de los Wilson.

Nosotros es una de esas películas de las cuales es mejor saber poco o nada sobre ella para poderla disfrutar. De hecho, está llena de giros sorpresivos y revelaciones ambiguas y reforzadas, las cuales constituyen el talón de Aquiles de la nueva cinta de Peele. Dichas revelaciones dejan expuestos los hoyos argumentales de la cinta y trata de darle coherencia a algo que hubiera sido mejor que no la tuviera.

Sin embargo, Peele es un director de una gran agudeza y sofisticación visual y su película se apoya en eso. Además, su estilo (muy cercano al de Quentin Tarantino), utiliza de manera ingeniosa múltiples referentes cinematográficos (entre los cuales se pueden citar Alicia a través del espejo, La invasión de los usurpadores de cuerpos, La profecía, Las mujeres perfectas, Cromosoma tres, El quimérico inquilino, Poltergeist, Lost Highway, El hombre de la máscara de hierro, Funny Games y Enemy), así como el uso recursivo y oportuno de la música (los temas Good Vibrations de The Beach Boys, Fuck Tha Police de NWA y I Got 5 on It de Luniz son explotados para un máximo efecto).

Tampoco puede faltar la apelación a la nostalgia, específicamente a la década de los ochenta: en el flashback que narra el trauma sufrido por Adelaide, se muestran en un estante las películas Goonies, C.H.U.D. y El hombre con dos cerebros; se hace referencia al evento Hands Across America de 1986, y la niña recibe como regalo de su padre, una camiseta de Thriller de Michael Jackson.

Pero la verdadera fuerza de Nosotros radica en la actuación magistral de Lupita Nyong’o. La actriz ganadora del Oscar por 12 años de esclavitud interpreta aquí un papel doble (no pregunten) que probablemente será ignorado por la Academia (como sucedió con James McAvoy y su papel en Split), pero que no debería. Ella es definitivamente el alma de esta película.

Tampoco se deben ignorar las estupendas actuaciones del actor infantil Evan Alex (también en un papel doble) y de Elisabeth Moss (una actriz que siempre brilla en donde esté), en una corta pero suculenta aparición.

Como no se puede revelar mucho más, vale la pena invitar a quienes quieran ingresar a este mundo enigmático y perturbador, que indaguen sobre el mito del dopppelgänger, vocablo alemán utilizado por primera vez en 1796 por el escritor Jean Paul para designar al “gemelo malvado” que todos tenemos.

Nosotros no logra desarrollar la metáfora sociopolítica que sí se logró en ¡Húye!. Y su afán por explicarlo todo termina en un confuso enredo que bien podría haberse evitado dejando todo en el misterio. Pero como cinta de terror cumple su función con creces. Esta es una cinta difícil de olvidar y que no dejará a nadie indiferente.


Deja tu opinión sobre el artículo: