Pesadilla al amanecer

1.50

Una chica con pesadillas recurrentes acude a un instituto de somnología con desastrosas consecuencias, en una película que demuestra que el cine ruso no posee un lugar distinguido dentro del género de terror

por ANDRÉ DIDYME-DÔME | 29 Aug de 2019

Pavel Sidorov / Alexandra Drozdova, Aleksandr Molochnikov, Anna Slyu, Oleg Vasilkov, Kuzma Kotrelev

Junto con La novia y La sirena, esta película de terror procedente de Rusia constituye una nueva decepción.


El cine soviético no incluye dentro de sus fortalezas al género de terror. La sirena, una cinta horripilante (en el peor sentido de la palabra), es una fuerte candidata para ser la peor película del año. Puede que Pesadilla al amanecer no sea un producto tan deplorable como La sirena, pero tampoco puede considerarse como un trabajo aceptable.

La ópera prima de Pavel Sidorov (producida por el equipo de La novia, otro decepcionante producto ruso de terror), nos cuenta la historia de Sveta (Alexandra Drozdova), una joven que se enfrenta al misterioso suicidio de su querido hermano Anton (Kuzma Kotrelev).

Una serie de pesadillas recurrentes lleva a Sveta a acudir al instituto de somnología liderado por el Dr. Vitali (Oleg Vasilkov), donde ella y un grupo de pacientes se someterán a un estudio experimental del sueño, del que despertarán sin saber si lo que están viviendo es real o producto de un estado alterado de consciencia.

A lo anterior se le puede sumar un culto al demonio como trasfondo, personajes estereotipados, lugares comunes, uno que otro susto efectivo, música exagerada, malas actuaciones y la sensación de que esta película sobre el mundo onírico, más que asustar, es más bien un medio muy efectivo para inducir al espectador a descansar en los brazos de Morfeo.


Deja tu opinión sobre el artículo: