Regresa a mí

3.00

Peter Hedges dirige a su hijo Lucas en un poderoso relato acerca de una madre, un hijo y la adicción a las drogas

por ANDRÉ DIDYME-DÔME | 17 Apr de 2019

Peter Hedges / Lucas Hedges, Julia Roberts, Courtney B. Vance, Kathryn Newton

Lucas Hedges y Julia Roberts dan cuenta de su enorme talento actoral en una cinta acerca de una relación familiar en ruinas, debido al flagelo de la adicción. Cortesía Diamond


Luego del desvío que significó The Odd Life of Timothy Green, el director Peter Hedges vuelve a lo que sabe hacer: unos poderosos y honestos dramas domésticos.

El autor de las excelentes Pieces of April y Dan in Real Life, dirige a su hijo Lucas Hedges (protagonista de las excelentes Manchester junto al mar e Identidad robada) en Regresa a mí, la segunda cinta acerca de un joven adicto que se presenta este año en cartelera, luego de Beautiful Boy (película protagonizada por Timothée Chalamet quien, a propósito, actuó junto a Lucas en Lady Bird).

Todo es aparente felicidad para Holly Burns (Julia Roberts) y su familia, la cual se prepara para celebrar la Navidad. Sin embargo, el regreso de Ben (Lucas Hedges), el joven de 19 años de edad e hijo del matrimonio anterior de Holly, amenaza la alegría familiar. Ben lleva internado por 77 días en un centro de rehabilitación y, sin avisar, llega donde su familia prometiendo ser una persona diferente. Pero, ¿realmente es así?

Su padrastro Neal (Courtney B. Vance) no cree que sea así. Su hermana Ivy (Kathryn Newton) tampoco. Sus hermanos menores están felices por su presencia. Pero Holly sigue teniendo fe en la recuperación de su hijo. Lo que sigue es una odisea de 24 horas en la que Holly y Ben se enfrentan a la desconfianza, a la desilusión y al descubrimiento gradual del pasado oscuro de Ben, que no solo incluye su adicción sino su vínculo con la venta de estupefacientes.

Luego de llegar de misa, la familia encuentra su casa robada y a su querido perrito secuestrado. Ben sabe quién fue el autor del delito y junto con su madre, van al rescate de la mascota. Este es el pretexto para que Julia Roberts y Lucas Hedges ofrezcan lo mejor de su talento actoral en una cinta contenida pero desgarradora, que nos muestra cómo en muchos casos, la adicción en los jóvenes no es producto del desamor o de las familias disfuncionales, sino más bien del hedonismo y de las decisiones irresponsables que se toman en momentos cruciales de la vida.

Regresa a mí es, al igual que Beautiful Boy, un retrato realista y poderoso sobre un mal que crece sin freno y dónde no hay acciones o respuestas fáciles a seguir. Aquí no hay discursos moralistas. Es tan solo la historia de una madre que, al sentirse inútil frente al problema de su hijo, tan solo puede responder con amor.


Deja tu opinión sobre el artículo: