Spring Breakers y el glorioso Matthew McConaughey entregan una oda al miedo, al odio y al arte de la eterna “hora feliz” en la era de Trump

" />

The Beach Bum

4.00

El director de Spring Breakers y el glorioso Matthew McConaughey entregan una oda al miedo, al odio y al arte de la eterna “hora feliz” en la era de Trump

por DAVID FEAR | 24 May de 2019

Harmony Korine / Matthew McConaughey, Isla Fisher, Jonah Hill, Martin Lawrence, Zac Efron, Jimmy Buffett, Snoop Dogg

Matthew, la prueba de traje de baño.


Anarquía en los EE. UU.

Recordemos lo que le pasó a Matthew McConaughey en 1999. Una noche sus vecinos llamaron a la policía, quejándose por el ruido. Cuando llegaron a la casa del actor, lo encontraron bajo la influencia de alguna sustancia, desnudo y tocando los bongos. Esto se volvió parte de su legado, y destellos de esa personalidad hedonista y hipppie comenzaron a aparecer en sus actuaciones. ¿Y qué pasaría si te dijéramos que hay una película sobre ello?

En este retrato de un poeta desperdiciando sus días en Margaritaville y Miami, la colaboración entre McConaughey y el cineasta es hecha en el cielo, y por “cielo” nos referimos a los rincones más sucios y vulgares del estado del Sol. La idea de emparejarlos y luego darles un trasfondo neón, una caja de fósforos y mucho Bacardi 151, nos hace imaginar a un par de tipos extravagantes en acción. Pero The Beach Bum es más alocada, menos lógica y más hermosa visualmente de lo que imaginaste.

Vemos a un hombre llamado Moondog, quien alguna vez fue una pequeña sensación literaria. Ahora, la mayor parte de su vida se la pasa bebiendo cerveza y fumando. En un momento su esposa le dice que debe regresar a Miami a la boda de su hija. Entre borracheras consigue llegar y entregar a la novia. Luego llega la tragedia; si no publica su colección de versos, toda la riqueza de la que ha vivido se esfumará.

Esa es la “trama”, pero la cinta no se basa en eso. Se basa en tener el buen gusto de vivir como basura o el mal gusto de vivir bien y que no te importe una mierda. Es sobre darle espacio a McConaughey para soltarse y emparejarlo con personajes secundarios que también están jodidos. Es sobre organizar un apocalipsis en un yate, crear una situación, prender la cámara y ver qué sucede, sin dejar de grabar.

Sin embargo, en su mayoría, la película es sobre reaccionar a un momento de crisis nacional/social/espiritual al tratar el hedonismo como un sacramento sagrado. Spring Breakers anunciaba que la revolución estaba llegando; Beach Bum sugiere que ahora estamos más que jodidos y que podemos protestar pasándola bien. El clímax llega con fuegos artificiales, el funeral de un vikingo y un glorioso “a la mierda” la moral que gobierna actualmente la clase dominante. Es la única forma en que la película y la civilización occidental pueden terminar.


Deja tu opinión sobre el artículo: