Tres viejos amigos

4.00

Una adaptación de una novela gráfica francesa con un gran elenco de actores veteranos y un gran sentido del humor

por ANDRÉ DIDYME-DÔME | 13 Jun de 2019

Christophe Duthuron / Pierre Richard, Roland Giraud, Eddy Mitchell, Alice Pol, Henri Guybet, Myriam Boyer

Dos hombres de más de 70 años van detrás de su amigo de la misma edad, quien quiere asesinar al antiguo amante de su difunta esposa, en una deliciosa comedia llena de enredos y situaciones cómicas. Cortesía Babilla Cine


Les Vieux Fourneaux es una novela gráfica francesa creada por Wilfrid Lupano y Paul Cauuet en 2014, y cuyo éxito ha llevado a la publicación de cinco libros hasta la fecha. Cuenta la historia de Pierrot, Mimile y Antoine, tres amigos de infancia que superan los 70 años, y que poseen en común una actitud revolucionaria contra lo establecido.

La correspondiente adaptación cinematográfica a cargo de Christophe Duthuron, director y guionista que procede de la televisión francesa (este sería su debut en el cine), intenta mantener el color, la belleza de los escenarios, el sentido del humor, el frenetismo y los múltiples enredos que caracterizan a la fuente original. El resultado es una cinta muy divertida, que goza de ese sentido del ritmo característico de la comedia francesa, y que va a dejar satisfechos a los lectores del cómic.

Duthuron (quien colaboró en el guion con Lupano) adapta el primer libro titulado Ceux qui restent (Los que se quedan). Aquí, Pierrot (encarnado por el gran comediante Pierre Richard), el más radical del trío, acude con Mimile (Eddy Mitchell) al funeral de Lucette, la esposa de Antoine (Roland Giraud), un ex líder sindicalista (y cabeza del trío) que amaba con todo su corazón a la bella titiritera, y cuyo matrimonio dejó a una hija llamada Sophie (Alice Pol), quien actualmente vive en la casa de sus padres, sola y embarazada.

Cuando Antoine se entera de que Lucette tuvo un romance con el magnate Armand Garan-Servier (Henri Guybet), antiguo jefe de este y ahora un anciano senil recluido en una mansión en Toscana, Antoine agarra un rifle y se va en busca del veterano amante para recuperar su honor. Pierrot, Mimile y Sophie se van detrás de él para impedir el asesinato y hacer entrar a Antoine en razón.

En esta persecución conoceremos a cada uno de los protagonistas y descubriremos algunos secretos ocultos, especialmente uno relacionado con Berthe Goitreux (Myriam Boyer), la mujer más odiada del pueblo donde crecieron Pierrot, Mimile y Antoine.

Puede que los actores se sobreactúen un poco (tal vez para darle un aire de cómic a la película), pero lo cierto es que Tres viejos amigos es una comedia más ligera que un suflé y más enredada que una orgía de pulpos, pero definitivamente encantadora.


Deja tu opinión sobre el artículo: