Un hombre fiel

3.50

Louis Garrel dirige y protagoniza una deliciosa tragicomedia romántica de enredos, con mucho aire de Nouvelle Vague

por ANDRÉ DIDYME-DÔME | 05 Jul de 2019

Louis Garrel / Louis Garrel, Laetitia Casta, Lily-Rose Depp

Un joven ingenuo es acogido y luego rechazado por dos mujeres caprichosas, en el segundo largometraje dirigido por el actor Louis Garrel. Cortesía Babilla Cine


Louis Garrel es el hijo del prestigioso director Philippe Garrel y de la respetada actriz (y también directora) Brigitte Sy. Su abuelo es también el actor Maurice Garrel (fallecido en el 2011) y su padrino es nada menos que Jean-Pierre Léaud, el niño de Los 400 golpes.

El joven Louis inició su carrera como actor a la edad de seis años y desde ahí ha trabajado en una gran cantidad de películas, siendo un colaborador frecuente en los trabajos de Christophe Honoré. Tras dirigir cuatro cortometrajes, Louis Garrel debuta con el largometraje Dos amigas, una tragicomedia romántica de enredos coescrita junto con Honoré.

Ahora Garrel une sus fuerzas con Jean-Claude Carrière (el legendario colaborador de Luis Buñuel y uno de los guionistas más interesantes en la historia del cine), para presentar una segunda tragicomedia romántica de enredos titulada Un hombre fiel.

Garrel es el protagonista de su propia película, en donde interpreta a Abel, un realizador de documentales que se enfrenta a una noticia devastadora: Marianne, la mujer con quien vive y a la que ama (interpretada por la exmodelo Laetitia Casta, esposa de Garrel en la vida real), le informa que está embarazada de Paul, el mejor amigo de Abel.

Abel es echado de su casa y Marianne termina casándose con Paul. Pero ocho años después, Paul muere y Marianne queda viuda con su hijo Joseph. En el funeral, Abel vuelve a encontrarse con la mujer que nunca dejó de amar y con Ève, la hermana menor de Paul (Lily-Rose Depp, la hija de Johnny y Vanessa Paradis), quien desde niña ha estado perdidamente enamorada de Abel y no ha podido olvidarlo.

Al ver que Abel y Marianne han vuelto a estar juntos, Ève se enfrenta a su rival y le confiesa su amor por Abel. Esto lleva a que Marianne le proponga a Abel que tenga sexo con Ève para saber si es ella el verdadero amor de su vida.

La corta película de 75 minutos de duración busca, al mejor estilo de los relatos de la escritora Colette, mostrar a un hombre ingenuo (y no a una mujer) como víctima de los devaneos y manipulaciones de dos mujeres caprichosas (y no a dos hombres). El resultado es una película con mucho aire de Nueva Ola Francesa (y toques de surrealismo cortesía de Carrière), que se divierte a costa de su protagonista y que incluye a un niño que sospecha que su madre envenenó a su padre, el cual hace aún más encantadora la particular relación de este hombre fiel con las dos mujeres que lo dominan.


Deja tu opinión sobre el artículo: