Un pequeño favor

3.00

No deje que la confusión arruine la diversión: Blake Lively y Anna Kendrick hacen un dúo muy divertido en la pantalla grande

por PETER TRAVERS | 09 Oct de 2018

Paul Feig / Blake Lively, Anna Kendrick, Henry Golding, Linda Cardellini, Rupert Friend.

Anna Kendrick tiene su mirada puesta en Blake Lively en Un pequeño favor.


Misterios, risas y favores entre amigas

Así como lo hizo en sus comedias pasadas, el director Paul Feig vuelve a demostrar que sabe sacar lo mejor de las actrices. En Un pequeño favor, Anna Kendrick y Blake Lively brillan como nunca antes. El guion adaptado por Jessica Sharzer -de la novela de Darcey Bell- es una combinación entre comedia y suspenso; pero hasta el final, Un pequeño favor es divertida, atrevida y conserva la dinámica de giros inesperados de una amistad femenina.

Kendrick interpreta a Stephanie, una mamá soltera y sobreprotectora que tiene un vlog poco conocido. Su esposo y medio hermano murieron en un accidente automovilístico, pero nunca dicen quién de los dos es el padre de Miles, el hijo de Stephanie. Lively interpreta a Emily, una fashionista y publicista de una reconocida casa de moda. Stephanie no entiende por qué Emily la invitó a su mansión en Connecticut a tomar un trago. Es cierto que sus hijos estudian juntos, pero no son tan compatibles para ser mejores amigas. Cuando Stephanie sugiere reunir a los niños para jugar, Emily responde: “Ya tengo una cita con una sinfonía de antidepresivos”. Desde Gossip Girl, Lively ha interpretado a una gran cantidad de chicas buenas, así que es un placer verla sacar su lado malo. Emily le enseña a Stephanie el arte de nunca pedir perdón: “Linda, si te disculpas de nuevo, tendré que abofetearte”.

Feig le da la oportunidad a Kendrick y a Lively de darle realismo a sus personajes. Gracias a los tragos, comienzan a hablar de sexo, tríos y besos lésbicos. Luego entra el esposo de Emily, Sean (Henry Golding), quien besa apasionadamente a su esposa en frente de la invitada. Entonces Emily le pide a su nueva amiga un pequeño favor; recoger a su hijo del colegio.

La historia se torna siniestra con la desaparición de Emily. Días después, Stephanie juega a la detective. Escribe en su vlog sobre la desaparición de su amiga -lo que ayuda con las visitas- y luego va a la oficina de Emily. Allí se encuentra con su jefe, el diseñador de modas Dennis Nylon (Rupert Friend). Denigrando a Stephanie, Nylon bromea: “Nunca se utiliza una bufanda de Hermès con una camisa de Gap. Si usted fuera amiga de Emily, lo sabría”.

Lo difícil comienza cuando la policía se involucra; la trama se concentra en la pregunta ¿quién lo hizo? y si hubo un cómplice. No es difícil saber lo que pasará después, aun así, Feig mantiene el misterio mientras ellas muestran que son la pareja dispareja de ensueño. Superando los obstáculos que el guion ha puesto en su camino, convierten Un pequeño favor en un festival de risas para mayores de 17. No se pierda la oportunidad de ver a este par brillar en la pantalla grande.


Deja tu opinión sobre el artículo: