Venom

1.00

Ni siquiera Tom Hardy pudo salvar este intento de combinar la oscuridad villana con el humor al estilo Deadpool

por PETER TRAVERS | 05 Oct de 2018


En la primera escena de Venom, una nave espacial se estrella en La Tierra y deja un rastro curvo y asqueroso. Esa descripción también se ajusta para explicar la simple, mediocre y poca impresionante producción de Marvel, muy diferente a la terrorífica, oscura y emocionante historia que sus fans esperaban. Tom Hardy y un reparto extremadamente sobrecalificado, incluyendo a Michelle Williams y Riz Ahmed, fueron desperdiciados en una trama sin creatividad, que más bien parece un show de payasos para niños. Este año Marvel estrenó su mejor y más ingeniosa película: Pantera Negra. Pero también estrenaron su peor.

¿Qué salió mal? Absolutamente todo. Dirigida por Ruben Fleischer (¿recuerdan Zombieland?) y basada en un guion simple y sin imaginación escrito por Jeff Pinkner, Scott Rosenberg y Kelly Marcel, esta historia sobre un antihéroe parece tener un orgullo tan grande que se olvida del objetivo. A ver… El personaje principal es un extraterrestre, con una lengua asquerosa y unos dientes gigantescos, que se alimenta de cerebros humanos. El maldito necesita secuestrar a una persona para sobrevivir.

En Spider-Man 3, Topher Grace interpretó al villano. Pero en esta pobre y aburrida historia, Venom escogió a Eddie Brock (Hardy), un periodista de televisión de San Francisco. Uno esperaría quedar frío del susto después de que Venom se adueñe de Brock y comience a despedazar personas sin piedad. Parecerá una pesadilla. Pero no, olvídense de eso. Nuestro héroe habla con el monstruo que controla su mente y le dice que se calme un poco. Hay un par de chistes al estilo Deadpool y son bienvenidos, hasta que uno se da cuenta que son los mismos de los cómics.

La película no va a ningún lado. Se van a sentir en el infierno cuando vean cómo Tom Hardy intenta imitar un acento estadounidense para decir sus sosos diálogos. Williams se ve tosca y atascada en su papel como Anne, la prometida de Brock, una abogada que comienza a tener un amorío con un doctor (Reid Scott). Si eso no los aburre, no se pueden perder lo que le pasa a Ahmed. A este brillante actor (Primicia mortal y The Night Of) le cuesta meterse en el papel como Carlton Drake, un empresario obsesionado con las mutaciones extraterrestres y humanas. ¿Preguntan por la acción? Es tan repetitiva que cansa, sin mencionar sus terribles efectos especiales. No sufran con Venom. Las personas que se quejan en redes sociales tienen razón: es muy mala.


Deja tu opinión sobre el artículo: